Las convocatorias de la ‘Plataforma No a la Caza’ han vuelto a fracasar y a dejar en ridículo a los que se empeñan en cargar contra esta actividad legal. Las grandes ciudades donde intentan congregar a miles de personas responden con apenas unas pocas.