Los cazadores, que aseguran que la decisión de la Comisión de Patrimonio Natural se ha tomado por un único voto de diferencia, aseguran que esta decisión acabará con una gestión que "durante años ha funcionado y ha dado como resultado el aumento y la recuperación de sus poblaciones".

"Esta decisión, en la que comunidades que no cuentan con ningún ejemplar en sus territorios han tenido el mismo peso que quienes viven cada día el conflicto que supone la coexistencia del lobo y la ganadería, supone un nuevo abandono del Gobierno al mundo rural y se contrapone a una realidad que indica que allí donde se gestiona el lobo, su población se recupera, mientras que donde se protege estrictamente, disminuye, como es el caso de Portugal", recalcan.

Además, aseguran que los votos favorables han sido emitidos en su totalidad por comunidades que no tienen presencia alguna de la especie y que, por tanto, "desconocen totalmente el problema que sufren cada día los ganaderos de las comunidades autónomas con ataques continuos por parte de lobos, por lo que su voto solo puede achacarse a posicionamientos políticos y a presiones ecologistas".

La RFEC recalca que esta decisión no es vinculante y ahora será el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, al que acusa de "un acercamiento continuo a posiciones ecologistas radicales".

El presidente federativo, Ignacio Valle, ha lamentado la falta de valentía de las comunidades autónomas y afirma que los representantes de la Comisión "han obviado el sentir de un mundo rural que hoy quería pedirle a Teresa Ribera que abandonase su política sectaria, prohibicionista y anticaza". Asimismo, ha advertido de que, si continúa con esta deriva ideológica, tomarán todas las medidas legales para impedir este "atropello" contra el mundo rural.

En la misma línea se ha manifestado el presidente de la Fundación Artemisan, José Luis López-Schümmer, quien asegura que se ha dado "un nuevo golpe" a la España Vaciada, ignorando el trabajo y los informes técnicos y científicos que avalan que la caza sostenible es necesaria para garantizar la viabilidad de ambas especies.